Chile 2017 – Últimos paseos

Hoy desayunamos tranquilos (viendo la mar) y antes de que todos salieran a las calles y atascarlas, salimos hacia Valparaiso. Nos habían recomendado los tours gratuitos a pie que hay en Valpo y justo cuando bajamos del auto vimos pasar uno así que nos unimos (aunque estaba en inglés). Un lujo porque nos explicaron hasta el significado de los grafitis (la mayoría tiene personas y animales que representan instancias de la dictadura). Nos llevaron a comer empanadas -probamos la de macha (deliciosa), recomendada por la abuela Pikyta. Dimos unas vueltitas más y nos volvimos -lentamente- a casa.

Descancito y a la pile. Mientras, mamaita hace las valijas.

Hoy cena en casa con vista a Australia.

¡ÚLTIMO MOMENTO! Mamaita estaría teniendo una fatal crisis de abstinencia. Le sobra 1 valija y media y no sabe cómo desordenar la ropa para que haga bulto.

Chile 2017 – Viendo la vida pasar

Hoy Juanito fue al oculista, un gran doctor que le revisó los ojitos, fue súper cordial y profesional, y nos enseño a ponerle gotas a un niño. Tiene una simple conjuntivitis y no tiene heridas o daños en el ojo.

De ahí nos fuimos a la playa en Viña. Muy top y desierta. Las playas se colman a eso de las 17 horas porque es el momento en que el día se pone bonito y la luz solar dura hasta pasadas las 20. Los chilenos no se ponen de acuerdo. Hoy nos dijeron que no es la camanchaca sino la vaguada costera (Una vaguada costera es un fenómeno meteorológico que afecta la zona sur-occidental de América del Sur o la Zona Central de Chile. Consiste en un área de baja presión en superficie, que se presenta frente a la costa, que al desplazarse hacia el este obliga a descender a masas de aire desde la ladera occidental de la cordillera de los Andes). Cualquiera sea el veredicto, todas las mañanas amanecen grises y todas las tardes se ponen hermosas. Como estamos en simultáneo con el festival de Viña, cada tanto nos topamos con hordas de personas amontonadas en la puerta de un hotel, o restaurant o Jeep con modelos.

Mamaita compró típicas empanadas de la zona (hechas en el momento, fritas y ENORMES) que comimos en casa.

img_8451

Descansamos un rato, Jose y papaito fueron a la pile y después de un baño nos fuimos al Campo Dunar (Las dunas de Concón, oficialmente nombradas Campo dunar de la Punta de Concón,1 es un conjunto de dunas chileno ubicado entre la comuna de Concón y el balneario de Reñaca, comuna de Viña del Mar, en el borde costero de la provincia de Valparaíso). Trepamos, hicimos juegos de sombras, nos deslizamos, corrimos colina abajo, nos llenamos de arena…

De ahí nos fuimos hacia el norte por la costanera, a cenar a un restaurante Medieval. Muy ricas las sugerencias del chef (salmón con salsa de vino tinto y frutos rojos con vegetales al wok para nosotros y pollo a la plancha con papas rústicas para los chicos, de postre Creme Brulee).

Los atardeceres son tardíos y mágicos, el sol se pone después de las 20hs dando una increíble paleta de colores al horizonte.

Chile 2017 -Conociendo la V Región

Hoy el día amaneció como el de ayer, fantasmagórico. Sonaba raro que fuera igual. Eso sumado a lo que nos contó Chango, nos terminó de convencer. Camanchaca, ese es su nombre y  es es un tipo de neblina costera, dinámica y muy copiosa.

img_2294

Mientras nos alejábamos del mar, de camino a Isla Negra (que no es una isla), parecía que salíamos de la nube y el camino se hacía más claro y transitable. En cuanto volvimos a acercarnos al Pacífico, ella allí nos esperaba, para envolvernos en sus fríos y húmedos brazos.

Llegamos al pueblecito de Isla Negra, donde Neruda tuvo uno de sus hogares y que hoy es una casa museo. Con audioguía en mano, recorrimos cada parte de su excéntrica morada (colmada de mascarones de proa, caracolas y botellas). Bajamos un rato a la rocosa playa, escalamos algunas piedrototas y volvimos hacia Valpo (Valparaiso para los nuestros). Pasamos un momento por el centro (bajo) y volvimos lentamente hacia nuestro hogar.

Pileta para los más jóvenes. Servicio técnico (casero) para la compu de mamaita. Llamada al Seguro del Viajero de parte de papaito (nada para asustarse, una simple conjuntivitis de Juanito).

Cena en casa y a dormir.

Chile 2017 – De Santiago a Con Con

Ayer anduvimos un montón y no pudimos contarles nada, por eso hoy hacemos doblete y les contamos dos días en un solo post.

Ayer nos levantamos bastante temprano, dimos una vuelta fugaz por el chópin para comprar zapatillas para los chicos, y partimos en Uber (ya somos expertos en Uber) hacia el Parque Bicentenario, una lonja verde frente a un cerro en el llamado Parque Metropolitano. Un lugar bellísimo con juegos para niños (para los más pequeños y para los más grandes), un parque de los sentidos (pensado para personas no videntes), lagunas y reservas de aves.

Volvimos a almorzar a casa, descansamos y nos fuimos a cenar a Isidora Goyenechea, una avenida al mejor estilo Recoleta o callecita de Champs Elysees. Merendamos algo livianito en Starbucks y después nos fuimos a los juegos de la plaza. Por recomendación de Alberto y Romina, aprovechamos que era temprano y había lugar en Tiramisú, un restaurante italiano con verdaderas pizzas y pastas. Los platos eran obscenos, tuvimos que pedir el dog-bag. De postre, como no podía ser de otro modo, pedimos tiramisú. Terminamos de confirmar además, que a Juanito le gusta el cacao amargo (se comió todos los Toblerone negros). Uber y a dormir.

Hoy desayunamos tranquilos y nos fuimos a buscar el auto. Nos dieron un Renault Symbol (distinto del Symbol de allá – según papaito) con 49 kilómetros andados. Recogimos nuestro equipaje y emprendimos la marcha hacia el oeste. Viajamos súper tranquilos y llegando a Viña del Mar encontramos un mar de nubes bajas que hicieron de nuestro viaje un paseo fantasmagórico. Bueno fue que alquiláramos un departamentos con vistas… vistas de menos de un metro al momento de llegar. Por suerte después despejó y tuvimos la mejor parte de la vacación, un cuadro maravilloso mirando al pacífico.

Como el departamento no estaba del todo listo, nos fuimos caminando por la costanera a un bolichón especializado en peces y mariscos en el que comimos súper bien y vimos la nube baja ir y venir.

Pileta para los chicos, súper para mamaita. Baño y a pasear por las rocas de enfrente.

Lo cierto es que si bien sólo hay 40 metros entre la entrada al edificio y el océano, no se puede llegar al agua porque es todo roca muy peligrosa. Por supuesto que fue una visita obligada. Los J&J Bros casi hacen parkour por las rocas… Mamaita al borde del infarto. Vimos el sol ponerse sobre el horizonte y emprendimos el regreso cuando las olas nos hicieron saber que era momento de abandonar la zona.

Visitamos la terraza del edificio. Allí hay una pista para correr, varios aparatos de gimnasio (como los que hay en algunas plazas pero de una calidad increible), parrillas, mesas y un lavadero con máquinas de lavar y secar.

Ahora mamaita escribe mientras se cocinan los ravioles.

Chile 2017 – Segundo día en Santiago

Hola!

Hoy nos levantamos tarde (a eso de las 9.30), desayunamos mirando la cordillera y salimos a dar una vuelta por el Parque Arauco (no el shopping mall sino el parque verde). Vimos montones de árboles, cesped y hermosos rosales que nos recordaron a las abuelas.

Encontramos un lugar que se llama Selva Viva* donde vimos toda clase de animales tropicales. Los tres más valientes de la familia uparon una pitón, un dragón barbudo e hicieron de nido para unos loritos muy conversadores y coloridos (que caminaron por la cabeza de Josefina).

p1060553p1060556p1060560p1060567p1060570p1060575p1060577p1060579p1060588

Mamaita compró ropa para la escuela de Jose (realmente muy barata y de primera calidad – camisas, medias y campera de abrigo), también excelentes sábanas y toallas.

Papaito se quiere comprar estas macetas, qué les parecen?

En un rato saldremos a dar otra vueltita. Ahora estamos descansando un poquito del paseo y de la pileteada. El clima es precioso, hace calor pero es seco y agradable.

Hasta la próxima!

 

*Selva Viva es el único proyecto en Chile, que incorpora en un solo edificio, de casi 1000 m2, a una selva tropical, en todo su esplendor, con el único Mariposario del país. Visitar Selva Viva es transportarse por un instante, al corazón de la selva tropical, en donde la alta humedad y temperatura constantes, permiten el abundante desarrollo de exóticas plantas y animales.

Chile 2017 – Llegamos!

Los JJ Bros andan sueltos otra vez. Hoy a las 10 llegamos a nuestro departamento en Santiago (Las Condes). Es hermoso y súper cómodo. Cerquita de acá hay un centro comercial muy grande al que fuimos a comer y  a pasear un ratito antes de dormir un siestón (tomar el vuelo de las 6 am nos mató).

Acá les dejamos una foto de la vista (flojita) del depto de día y de noche.

img_8262img_8273

Le dejamos una yapa a la Tía Nix…

img_8271

Y un pensamiento final.

Viajar en avión con niños no es fácil.

Los padres corremos el serio riesgo de tener que explicarle a nuestros pequeños por qué los adultos se comportan peor que ellos, por qué dejan el avión como si fuera un chiquero, por qué usan audio sin auriculares, por qué hacen algún golpeteo rítmico dura te el vuelo completo, por qué charlan a todo volumen en un vuelo de horario apto para dormir, o por qué se ponen tapones en las orejas cuando sus hijos andan sueltos a los gritos en el avión.

No. No es fácil viajar con niños. Ningún niño se porta peor que sus padres.

Además te puede pasar que tus hijos se duerman en el despegue y se despierten en el aterrizaje y entonces tengas que pasarte el viaje mirándolos embobado por tanta belleza. ¡Qué horror! ¿Verdad?